Friday, November 18, 2016

Sufrió toda la vida con este terrible tumor en el rostro. Hoy una cirugía la hizo volver a sonreír

El resultado es asombroso y ella está radiante tanto por fuera como por dentro.

ee
Eddie Jim

Por Francisco Armanet


Su nombre es Ángel y al igual que todas las otras niñas de su edad, los planes que tenía para la vida no eran muy ambiciosos. Le gustaba jugar, pasar el tiempo con las amigas y asistir a la escuela. Sin embargo, había algo que se lo impedía a diario: tenía una hernia cerebral que quedaba a la vista a través de su cara.

Nació en Filipinas y cuando su madre la vio por primera vez, no pudo evitar estallar en un llanto profundo. ¿Cuál era el problema? Pues, el tumor se le notaba ya desde ese entonces.

Pasó el tiempo y la malformación en su rostro creció a tal punto que llegó a pesar más de 200 gramos. Era literalmente una masa de tejido sobre su nariz. La chica tenía problemas ver, para dormir, e incluso para respirar.

Eddie Jim
Eddie Jim
Eddie Jim
Los demás niños y niñas se burlaban de ella y la llamaron “la chica monstruo”. Ángel entró en un estado de angustia y desesperación. Era sólo una niña y estaba viviendo una verdadera pesadilla.

Eddie Jim
                                                         Eddie Jim      
Eddie Jim

A pesar de que cuando tenía 4 meses de edad la pequeña fue sometida a una intervención quirúrgica, la hernia cerebral continuó creciendo y las cosas para ella se hicieron cada vez más difíciles. Sin embargo, hace poco tiempo sus padres decidieron que volverían a pedir ayuda. Ahorraron dinero y se pusieron en contacto con diversos hospitales e instituciones médicas hasta que un grupo de doctores australianos se ofreció voluntariamente para hacer algo al respecto. Tal vez una pequeña ayuda podría significarle una enorme diferencia a Ángel. Entonces, la familia viajó desde Filipinas hasta Australia.

La chica fue sometida a un cirugía que prometía ser definitiva.

Los médicos estuvieron más de 4 horas trabajando y removiendo tejidos. Entrar a pabellón por una situación así era doloroso para Ángel, sin embargo, los resultados serían asombrosos.

Hoy, la pequeña Ángel tiene un motivo para sonreír y lo está aprovechando.

Eddie Jim
Eddie Jim
Eddie Jim